Museo de Cera, DF – Viviente e histórico

El corazón de la Zona Rosa (bautizada así por el pintor José Luis Cuevas), resguarda en el número seis de la calle Londres una de sus mayores reliquias, el Museo de Cera de la Ciudad de México, una casona de principios del siglo XX que alberga cientos de figuras con los personajes más representativos del espectáculo, cine, política, deporte, música e historia de México.

Ubicado dentro de una antigua casona construida entre 1900 y 1904 por el arquitecto Antonio Rivas Mercado, el museo está lleno de detalles del estilo “Art Noveu” con vitrales emplomados. Fue inaugurado en 1979 por el presidente José López Portillo.

Museo de Cera del Distrito Federal

Museo de Cera del Distrito Federal

Desde la entrada, las miradas de personajes de la historia de México reciben a los visitantes. Lo mismo conviven don Benito Juárez y su rival Maximiliano de Habsburgo, como Emiliano Zapata y Porfirio Díaz. El museo permite que antagonistas y protagonistas de hechos históricos cohabiten bajo el mismo techo.

El espíritu de la no discriminación y pacifista está presente con las figuras del doctor Martin Luther King y Mahatma Gandhi, el comunismo con Mao Tsé Tung, y la inteligencia con personajes como Albert Einstein, Franklin D. Roosevelt y Tomás Alva Edison.

El sector más famoso de la política internacional esta representado con Winston Churchill, Fidel Castro Ruz, Margaret Tatcher, Boris Yeltsin, Yasser Arafat, y el máximo representante de la iglesia católica, Juan Pablo II.

AMENO Y EDUCATIVO

Las 13 salas en las que esta dividido el museo encierran una atmósfera que transporta de inmediato a otras épocas.

“Todo el entorno en que está dividido el museo hace que su recorrido sea haga de una manera amena y educativa”.

La ropa, el color del cabello, los ojos, el color de la piel, la complexión, estatura y la expresión, son sólo algunos de los detalles más importantes que se toman en cuenta para la elaboración de cada figura.

“En el caso de personajes muy antiguos, como Cuahtémoc u otros de ficción, como Don Quijote, lo que se hace es elaborar la figura con base a datos históricos y biografías. Para elaborar las demás replicas se ha contado con la colaboración de los personajes originales”, dice Alarcón.

ENTRE EL CINE Y EL ROCK

El recorrido de las salas continúa entre serpenteantes pasillos, para dar paso a algunos de los personajes más queridos del cine nacional como Pedro Infante, Cantinflas, Joaquín Pardavé, doña Sara García, Dolores del Río, Jorge Negrete, todos en un ambiente alusivo a alguna de sus más famosas películas de la llamada época de oro del cine.

La parte musical es representada por dos ídolos del rock, el chico de Memphis, Elvis Presley (que en opinión del personal del museo es una de las figuras mejor logradas), y los cuatro genios de Liverpool, Los Beatles.

A LA CAMARA DEL TERROR

Para concluir su visita por el museo de cera se tiene que descender a las últimas dos salas situadas en un oscuro y tétrico sótano, el mejor lugar para colocar a personajes terroríficos y conocidos monstruos quita sueño.

Aquí es donde los niños más pequeños aprietan la mano fuerte, pues enfrente están Drácula, el Hombre Lobo, Jack el Destripador, las momias de Guanajuato (sin el Santo), Freddy Krueger, la Llorona y Frankenstein. Ha sido una hora de recorrido aproximadamente. Al salir, no olvide visitar la tienda de souvenirs y llevarse su mano inmortalizada en cera por una modica cantidad. Aprovéchelo este fin de semana.